Limpiando sin cepillar

Hace ya años que algunos escaladores empezaron a escalar vías equipadas con material de autoprotección, el caso de Didier Berthod en Greenspit fue muy sonado, pero la tendencia a limpiar ascensiones es un tema común en muchas zonas graníticas. Por la Zona Centro le llamaban Chapa Negra porque esa era el color del que pintaban una chapa de la vía escalada con trastos

La cuestión es visibilizar que hay vías que están equipadas en su totalidad y quizá no fuese necesario tanto acero en las piedras. Hasta la UIAA trató este asunto.

IMG_20141025_154307

Tampoco vamos a discutir ahora sobre la moral del asunto. Pero podemos seguir mirando líneas bonitas, treparlas intentando dejar el menor rastro posible y disfrutando de los miedos que nos recuerdan que seguimos siendo sensibles a la ley de la gravedad.

David me comentó que estás líneas de Donón podían hacerse con cacharros, así que allí nos fuimos a ver las Cíes y torrarnos en este otoño regalado.

 

Lo común

Lo común puede entenderse como lo que pertenece a varios en oposición a la propiedad individual y también tiene el sentido de lo que ocurre frecuentemente, lo que está admitido por la mayor parte. En lo nuestro los equipamientos y en concreto los descuelgues y sus usos son, para mí, un paradigma de lo común. Y un reflejo de nuestra conducta y del saber hacer.

Viendo un descuelgue se puede saber mucho sobre el equipador y los usuarios de esa siempre poco agradecida tarea.

descuelgues

En la primera foto se ven tres descuelgues: a la izquierda  un buen  mosquetón bastante gastado (quizá muchos topropes?); a la derecha arriba un decuelgue tipo AMERIKA mal instalado y que ha perdido el gatillo con el paso del tiempo (miedo); y debajo un ejemplo de mala colocación de parabolt (palanca) unido al uso de acero inox y acero de otro tipo (oxidación prematura).

Si al equipar nos equivocamos recibiremos críticas, pero veo pocas reacciones a los usos indebidos de un equipamiento que cada vez son más frecuentes. Hace nada vi tres topropes montados en el Eume y ninguno de ellos respetaba los descuelgues como algo común. Montajes sobre simples mosquetones o pasados por dos anillas sobre las que la cuerda pasaba una y otra vez y las caídas se sucedían.

descuelgues_2

En la segunda foto: a la izquierda montaje de una instalación para toprope sobre dos puntos; arriba a la derecha la cuerda pasada por las dos anillas para el descuelgue (y solo para el descuelgue); y abajo un descuelgue de mosquetón reforzado para el toprope (además de más seguro, desgasta menos el mosqueton inox).

Lo común es de todos, y todos somos responsables del uso que le damos. No olvidemos que desde ahí arriba nos vamos a colgar una y otra vez…